pintura de Adriana Raquel RAMOS CAPECI; Uruguay
Óleo en lienzo, “El viejo arado”

Trae mi atardecer la trova de un sinsonte
y el eco de un pitirre: zares del horizonte.
A sus pies, pomarrosas, flores de guayabales
perfuman los senderos junto a helechos del monte.

Sombras del flamboyán cuidan los cafetales,
voces de rïachuelos besan los hontanales.
Un bronceado yagrumo da sus ramas al viento
y el guaraguao su vuelo alza en los pastizales,

que veneran su senda, por alturas sediento.
Suda el buey y el arado riega noble semilla
que poblará la tierra, de caña en su mejilla.

Respiro hondo el batey, de este jíbaro aliento:
soplo de la faena. Jaca relincha y siento,
la noche espera, en brazos del sol que se arrodilla.

Raúl Castillo Soto (2009)
Todos los Derechos Reservados

2 Comentarios »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s