Muy tarde, anochece la noche,
en el silbido incesante que suena;
cubre a la núbil sierra, ocupa todo.

Tarde la vida vive,
en la carne que corre y arde;
vistiendo la ancha senda, olvida nada.

Tarde duele el dolor,
en el grito que hierve y crece;
traspasando la piel descalza.

Miran labios ausentes,
mira la cruel indiferencia,
miran silencios de la gente

y canta y llora y mueve
la conciencia, en un arpa
que muerde, un puñado de tierra,
donde mueren sus ilusiones.

Noctámbulo de diez espacios (2009)
Raúl Castillo Soto

Arte: “El cuatrista”; Luis Germán Cajiga
Música de cuatro: Playing Bach; Alvin Medina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s