Viento de mar que esculpe el arrecife,
que rompe a la montaña y suda ríos
por su falda de verdes pedregales,
que susurra al oído de la sierra
y besa las mejillas sonrojadas
del flamboyán y el cocotero altivo.

Viento hombre que revienta en el azul
y níveo de extasiados nimbos; soplo
de coral, baile de náyades purpura.

Viento que nace, vive y muere a diario
aferrado a las piernas alargadas,
sedientas, y entreabiertas de mi tierra.

Raúl Castillo Soto (2010)
Audio: The Promise de Michael Nyman

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s