“Esa noche quiso acercarse por locura,
por pasión soñadora;
y diose un baño de estrellas rojizas
la luna.” La leyenda de la luna roja; Iris Miranda

Aquella luna de plata,
Majestad del malecón,
ensayaba una canción
a los pies de una fragata.
Le respondió en serenata,
al final de una cadena,
un ser alado con pena:
“Me aqueja un dolor inmenso
pues cada día te pienso
junto a ese mar que condena.

La noche te nombra ajena
y el sol celoso te esconde
mas tu reflejo responde
cuando de luz estás llena.
Con tu cantar de sirena,
¡oh dulce errante gitana!,
apaciguas la jarana
de esas voces del olvido.
En aras del amor pido…
Que me liberes mañana.”

Ya en su cabello guajana
la luna mostró ternura,
y su voz desde la altura,
melosa como una nana,
¡cortó la liga profana!
Libre el ángel se arrodilla,
contempla su maravilla,
elevando una plegaria
a la Diana solitaria,
que va y lo besa en la orilla.

4 Comentarios »

  1. Algunos amigos nos han preguntado sobre la razones que nos llevaron a titular nuestra obra en francés. Una de las inspiraciones para nuestro poema Dixièmes à la libération d’un ange séducteur fue la pintura del pintor francés William-Adolphe Bouguereau: Song of the Angels (la música y la belleza de los ángeles en ella fueron nuestro punto visual de partida); la otra el poema La leyenda de la luna roja de la poeta puertorriqueña Iris Miranda a quien va dedicado el poema y quien dicho sea de paso domina el francés.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s