Flamas, flamas, más flamas que conjuran
en su vetusto baile y sincronía.
Afinadas calderas que consumen
la osada y obediente piel:
la sudorosa copa, afluente que desgarra
en el gemido ufano de la noche.

Raúl Castillo Soto 2/3/2011

1 Comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s