A José María Arguedas

Si mi fuga del mundo hace al gusano
revolcar en la tierra vil e infame,
si el lodo ya los huesos me reclame,
sacad la fría pluma de mi mano.

No dejéis, la partida sea en vano,
que sea sólo sangre que derrame,
aquella hiena hambrienta que me lame,
cual látigo feroz del cruel tirano.

Dejad que la palabra, voz en vuelo,
levite libremente del escombro,
y esparza su mensaje desde el cielo;

que cubra en las tinieblas del asombro
la impía bestia del manchado velo,
que emane de las sombras, si la nombro.

Raúl Castillo Soto

Del poemario Fuga;
ganador del XIX Concurso Internacional de Poesía 2010
convocado por el Instituto de Cultura Peruano (Miami)

2 Comentarios »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s