https://i2.wp.com/i122.photobucket.com/albums/o272/raulcastillosoto/train.jpg– ¿Adónde vas?

– ¡Donde se me venga la maldita gana! –dijo Rosaura a la una.

–Espera, debo decirte algo.

–Es tarde para decires.

–Entonces…

–Ni una palabra más –sentenció Rosaura mientras cerraba la puerta con violencia tras de sí. La siguió el más obstinado de los silencios.

(Chris: a las dos de la tarde, encendió el celular)
Después de un tono:
Favor de dejar su número de…

–Sólo quería decirte
lo que en torpes labios
nunca pude decir;
que hoy prefiero la muerte,
si en vida,
la vida me encuentra sin ti.
Que a pesar de
poco, pocas veces,
o quizás nunca, decirlo,
los días sólo harían sentido,
si las horas que siguen
pasaran contigo,
si la horas que siguen
fueran llenas de ti.
(clic)

¡Mierda! –entredientes condena.
Rosaura aguarda abordaje
en el tren de las tres,
el celular descargado,
ahora tira a sus pies.

RCS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s