Sleeping Man NYC subway 2007 by Gerald Feldman

Éramos dos en el carro del subterráneo cortejando la madrugada neoyorquina. Cuando ella dejó de cruzar las piernas bajo la escasa falda en flecos, y subió la rodilla derecha hasta su mentón,  pude ver como echaba a un lado la “tela” mostrando el pálido rosa de su centro, afeitado, húmedo, rebosante de inquietud. Listo. Trajo el índice al deseo en sus labios, para luego dejarlo derrumbar entre sus piernas. Como si fuera el único dedo en su mano, buscó la sierra madre hasta el encuentro. Se arqueó buscando aire y los dioses de la cúspide. Se deslizó dentro, una y otra vez, hasta la roca del sediento nudillo. Me acerqué repleto de ayuda.

(Gritaron ciegos alto-parlantes desde la plataforma del subterráneo)

Se puso de pie, delicadamente posó la punta de su dedo sobre mi boca, si acaso por un instante, y se bajo sin mirarme en Times Square.

Raúl Castillo Soto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s