Soy el ave con alas de palo que al no poder remontar el viento, no dudo en cercenar su cabeza, ideas y fantasías para lanzarlas al aire en tu búsqueda. Quizás no viste mi sentir rodando entre azules intensos, entre aromas siena y sinsabores verdes pero llegue a ti cuando dormías y pude palpar tus sueños. Eres la Reina onírica que cabalga el reluciente corcel de flacuchas y alargadas patas de metal, esas que te mantuvieron anclada a la desértica soledad de las manos vacías; lamí tus pies y los dedos de tu diestra invitándote a montar en mí y ahora retozo contigo aupada a mi lomo, dejando una estela de huellas delirantes que quizás otros dementes se animen a seguir. Ahora caminamos asidos, tú con tus manitas henchidas de mí y yo aferrado a la visión de verte feliz. Oswaldo Mejia.
JUNTOS SOMOS LA TORRE QUE ORDENA LOS VIENTOS de Oswaldo Mejia

Manos, brújulas que

truenan

h

a

c

i

a

la sangre y el deseo.

Rieles, que besan

la piel enardecida,

la luz que vibra,

y el fuego temperamental

que propaga

h

a

c

i

a

la tierra prometida.

(RCS;2015)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s