noche

Y así todas las noches van por la tierra, no dejan sino un vago aroma negro
Pablo Neruda

Sus alas desplegadas son la tumba,
que erguía
como duelo
sobre el mundo.
El vuelo la mirada ensombrecida,
que duerme
en el color
de la tristeza.
Su pico alucinante era la estrella,
que en besos
galanteó
a la esbelta luna.
El canto misterioso y discordante,
la queja
que en su manto
descendía.
Su nido eran los brazos que me duermen,
y llevan
a los sueños
que embelesan.

Raul Castillo Soto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s