sueñoLOS SUEñOS DESECHADOS

“We are such stuff as dreams are made on;
and our little life is rounded with a sleep.” William Shakespeare

Los sueños desechados se alojan entre lo blanco de las sábanas en la estrecha cama y los brazos en la bóveda de techo alto; luego van y vienen, descalzos, según permita la palabra: con el camión de basura o el chit-chat de los transeúntes semidormidos que se lanzan a las calles sin los dientes puestos. Viven, desordenadamente, en la oreja mordida del perro humillado que huyó del cartero, en la queja de la vecina que aún no recibe su cheque del mes, entre las voces internas que nos pueblan desde el primer bocado de sol, o pueden ser creados desde el ostentoso amor que nunca sufrimos junto a Norma Jeane, o en los inanimados objetos y su mirada fractal, o hacer descuidados malabares en el pulso de una fábula que anida en la ingenuidad de un niño. Llegan, además, en el olor a salitre, en la cabeza de un pez deforme, rescatado de las garras de una canción de mar; aquella que cruza bajo las piernas estiradas del Puente Dos Hermanos, y convoca a los fantasmas de La Marginal, o en aquella borrosa, pero dulce, imagen del piragüero que corteja el Paseo de la Princesa. Pueden ser el dolor que se amarra en el rincón de un suspiro o la pegajosa risa de un demonio en la conciencia, o quizá los sueños sólo sean, el diálogo de una vez, de sólo una vez, para el olvido.

rcs

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s