fantasy_girl_30-1920x1200

A Gustavo Adolfo Becquer

 

En la azotea gris

copulan don Insomnio y Fantasía,

y engendran en monstruoso maridaje,

los hijos de la calma,

más tarde tempestad;

los hijos que nos muerden en los ojos,

aquellos saltimbanquis macilentos,

vestidos por la antigua luz del arpa,

y el vuelo de su propia libertad.

 

Aquel bardo sabía

que no todos los hijos procreados

sobreviven al mar embravecido:

la magna claridad entre las sombras,

que no todos serán los convocados

a esa estrofa tejida entre los sueños,

que muchos llorarán su poca suerte

que muchos volarán cual hojas secas

al halo luminoso de lo absurdo,

fingiéndose en el cuerpo de un poema.

Raúl Castillo Soto (2015)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s