estornio

Antes que las sombras
hayan dejado las paredes vigilantes
del Campo dei Fiori,
antes que hayas cruzado
con la bulla de los mercaderes de  pulgas,
antes que los pies agrietados
hayan cruzado los portales borrachos de sol,
una zancada de aire dominguero
levanta la estridencia de un Falcón Peregrino
y un estornino que cantaba a Mozart,
decide chocar con la vitrina más cercana
al momento que cancela su próximo vuelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s